Visita estival a Huélago

No suelo dejar pasar los meses sin dar una vuelta por nuestro pueblo. Es algo que solamente el que se siente de aquí lo sabe. Y si la llamada de la tierra no es suficiente, el destino siempre busca una buena excusa para reencontrarte con él.

Este verano han sido varias las veces que me he dejado seducir por los paseos al atardecer por la Pocilla; los corrillos al caer la noche para tomar el fresquito; y sobre todo, hablar con su gente. Son los que te permiten retomar el pulso de un pueblo que echa de menos a tantos vecinos que no les queda más remedio que vivir en la distancia su condición de huelagueño.

Resulta tan fácil reencontrarte con Huélago, que no importa el tiempo que lleves fuera, porque de momento surge la hospitalidad arrolladora de este pueblo y te integras sobre la marcha. Así me ocurre una y otra vez que lo visito y me cruzo con mis amistades de la infancia, los vecinos de siempre y tanta gente que parece que los viste ayer y han pasado días y meses, cuando no años.

Así es este pueblo y su gente.

Compartir:

4 opiniones en “Visita estival a Huélago”

  1. Gracias Fran, por plasmar esos pensamientos/ sentimientos, que todo el que está fuera, lleva dentro y no sabe verbalizar. Y comparto contigo esa necesidad de ir a Huélago a nutrirte de tú tierra y sus gentes, para no olvidar quien eres y de dónde procedes. Se convierte en tu Mantra y espero que siga así en el tiempo futuro.

  2. Hola, buenas tardes. Soy del sur de Brasil, nieto de españoles. Mi abuelo Mauricio Molina Matías ha nacido en Pedro Martínez y mi abuela Adelia Soler en Gorafe, pero viendo al partido de nacimiento de mi abuelo, veo que su madre, Carlota Molina Matías era de Huelago, así como su familia. He buscado cosas sobre este precioso pueblo y he encontrado este sitio. Gracias por las fotos! Un saludo de un descendiente de huelagueños en Brasil!!!

    1. Encantado de que esta página le haya servido de ayuda para saber más de sus orígenes. Hay muchos descendientes de huelagueños por Brasil, sobre todo por la zona de Paraná y Curitiba. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si eres humano podrás responder a esto *